Citrus | El sector patronal va por una ley de flexibilización laboral y baja de cargas sociales

0
133

La falta de acuerdo durante meses y tras 6 reuniones de paritarias entre la patronal del sector de la Fruta y los representantes de los trabajadores, derivó en que ambas partes dieran por fracasada las instancias de negociación y solicitaran el procedimiento de Laudo ante el ministerio de Trabajo de la Nación.

El resultado del mismo invadió de un gran malestar al sector empresarial, a pesar de que el bono de 5000 pesos retroactivo no se corresponde con la realidad de los montos adeudados en concepto de aumentos durante el  transcurso de 2020 (se pedían dos bonos) y que el monto establecido por el ministerio de Trabajo de 1270 pesos para el jornal mínimo quedó más cerca de los 963 pesos escalonados hasta marzo que ofrecía la patronal y por debajo de los 2100 pesos que el sindicato pretendía obtener en las negociaciones paritarias.

Sin embargo, en la partición “salomónica” a cargo del Ministerio de Trabajo, la alegría y la conformidad quedó en manos de los trabajadores de la fruta y la decepción de parte del sector de empresarios, productores y empresas tercerizadas de servicios.

Según pudo saber este medio, habría un profundo malestar del sector patronal con sus representantes legales por haber aceptado la instancia conocida como “Laudo Arbitral”, donde las partes presentan sus posturas y voluntariamente aceptan el arbitraje y los resultados del organismo estatal.

El procedimiento de “Laudo Arbitral” al que se recurrió es parte de la discusión paritaria y se establece en función de la ley 14786. El mismo implica que si las partes no se ponen de acuerdo en la discusión paritaria deberá ser el ministerio de Trabajo de la Nación quien deberá nombrar un árbitro que resuelva las cuestiones planteadas, referidas a mejoras salariales y condiciones laborales de los trabajadores

La pretensión de los trabajadores era de 2100 pesos para el salario base de un cosechador -el cual hasta hace una semana nomás estaba estipulado en 677 pesos- y dos bonos de 5000 pesos en concepto de aumentos retroactivos. La patronal del sector ofrecía 963 pesos a marzo, llegando hasta ese monto con aumentos escalonados.

1270 y un bono único de 5000 pesos fue el veredicto establecido entre los dos extremos de las pretensiones. 

De todas maneras la resolución cayó como un balde de agua helada para la patronal del sector que sigue considerando el aumento como desmedido e inviable y expresan que se hace insostenible mantener la gente registrada con esos costos laborales.

Desde algunas agrupaciones representantes del sector empresarial ya anuncian que recurrirán tanto al gobierno nacional como provincial a exigir una baja en las cargas sociales e insistirán en la sanción de una ley que establecería modificaciones en la regulación legal de las relaciones laborales, tal fue lo expresado por Ariel Panozzo Galmarello de la FECIER (Federación del Citrus de Entre Ríos), en una entrevista radial.

Lo que se estaría pretendiendo desde el sector patronal es llevar el convenio a uno similar al de la construcción, es decir la UOCRA, donde los trabajadores puedan ser contratados de manera temporal y despedidos sin cargo.

El planteo lo piensan llevar adelante a pesar de que el estado les concedió, y ahora también les prorrogó, la ley de emergencia citrícola que entre tantas ventajas establece la suspensión de aportes previsionales.

Por su parte, el Sindicato de la Fruta emitió hoy un escueto comunicado en el que hace saber a todos los trabajadores de Cosecha 2020, que hubieran prestado servicios, ya sea por agencia o propietarios de establecimientos citrícolas, durante mayo a noviembre, que tienen derecho al cobro del bono final de temporada de 5000 pesos que se estableció en el Laudo. En el comunicado también exhortan a los trabajadores a concurrir hasta el sindicato para hacer valer sus derechos.

Fuente: Diario Junio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here