Problemas en cosechas de cítricos en Florida y Brasil generan alza históricas de precios del jugo de naranja

0
188

Las reservas de jugo de naranja están disminuyendo en todo el mundo, impulsando los precios a máximos de cinco años, ya que Florida se enfrenta a su menor cosecha desde la Segunda Guerra Mundial y el principal productor de cítricos, Brasil, se enfrenta a un inventario agotado.

La producción del Estado del Sol -el mayor proveedor de jugo de Estados Unidos- se reducirá un 28% este año, hasta los 38,2 millones de cajas, la menor desde 1943. Una caja pesa 90 libras (41 kilogramos). Las gélidas temperaturas de enero debilitaron las plantaciones, sumándose a los efectos persistentes de los huracanes, lo que provocó que los cítricos dejaran caer la fruta antes de tiempo, mientras que las enfermedades de las plantas dejaron atrás las naranjas más pequeñas.

Los problemas de Florida son “la acumulación de múltiples desafíos que la industria ha tenido en los últimos años”, dijo Shelley Rossetter, del Departamento de Cítricos de Florida.

Los problemas a los que se enfrenta el jugo de naranja salen a la luz en un momento en el que tanto los agricultores como los consumidores tienen que hacer frente a la creciente inflación y al aumento de los precios de los alimentos en todo el mundo, agravados por la escasez y los problemas de transporte de muchos productos agrícolas. La disminución de la cosecha brasileña, mermada por las heladas y la sequía, y el aumento de los costes de transporte están contribuyendo a que el precio del zumo se dispare un 66% en el último año.

El jugo de naranja congelado se estableció en 1,82 dólares la libra el miércoles en ICE Futures U.S. en Nueva York, el más alto desde marzo de 2017. El precio del popular alimento básico para el desayuno en los supermercados de Estados Unidos subió un 7,1% a 7,88 dólares el galón a finales de marzo respecto al año anterior, según Nielsen.

Los aumentos de precios están elevando los costos para los fabricantes de bebidas, incluyendo el propietario de la marca Minute Maid, Coca-Cola Co. y PAI Partners, con sede en París, que es propietaria de Tropicana, añadiendo presiones inflacionarias para los consumidores cuando los suministros globales se están reduciendo.

Los prolongados problemas de suministro de Estados Unidos y las malas cosechas brasileñas han reducido la oferta mundial de jugo concentrado congelado industrializado a alrededor de 1,5 millones de toneladas métricas en los últimos dos años, hasta acercarse a los niveles más bajos vistos en una década, según estimaciones de Andrés Padilla, analista de Rabobank International.

Las reservas de jugo de naranja congelado de Brasil son las más bajas desde 2017, aunque son iguales a “casi cero” porque el jugo no cumple con los requisitos de la industria en cuanto a acidez y dulzor, según Ibiapaba Netto, director ejecutivo de CitrusBR. Se espera que la próxima cosecha se recupere ya que el clima ha sido favorable, aunque no será “gigantesca” porque los efectos de la sequía persistirán durante algunos años, dijo.

Enfermedades de la cosecha

La cosecha de naranjas de Florida es aproximadamente una cuarta parte de lo que era en 2005, cuando la enfermedad de la planta conocida como enverdecimiento de los cítricos se encontró en las arboledas del estado. La enfermedad ha destruido constantemente las plantaciones y ha causado miles de millones de dólares en pérdidas, incluidos los puestos de trabajo.

“El greening no permite a los árboles soportar el estrés, y hemos tenido múltiples fuentes de estrés”, señaló Ray Royce, director ejecutivo de la Asociación de Productores de Cítricos del Condado de Highlands en Sebring, Florida. El grupo, que representa alrededor del 15% de la cosecha del estado, verá una producción inferior a la esperada. Tiene la “esperanza” de que los nuevos árboles puedan aumentar la producción el próximo año.

El enverdecimiento de los cítricos también se ha extendido en las arboledas brasileñas, donde el volumen y la calidad de la cosecha se vieron frenados por las heladas y la sequía de 2021-22. La enfermedad se ha detectado en el 22% de las principales regiones productoras de Brasil, frente al 17% de cuatro años antes, según Renato Bassanezi, investigador de Fundecitrus. En algunas zonas, la mitad de las plantas mostraron síntomas el año pasado. La enfermedad se está expandiendo debido a la falta de tratamientos para los cultivos, el clima y la creciente resistencia de los productores a cortar los árboles infectados que aún están produciendo, precisó.

Florida tendrá dificultades para recuperar su producción de cítricos, según Judy Ganes, una consultora que ha seguido el sector durante unas tres décadas. Los árboles necesitan desesperadamente nutrientes y, sin embargo, los precios de los fertilizantes son elevados, y se espera que la próxima temporada de huracanes tenga una actividad superior a la media, lo que aumentará los riesgos para los agricultores, destacó la profesional en una entrevista. “Será un reto tremendo recuperar la producción”, puntualizó.

Fuente: Simfruit.

Artículo anteriorTemporada frutícola marcada por la crisis logística
Artículo siguienteArgentina inicia certificación fitosanitaria electrónica en el comercio de vegetales con la UE

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here